Home»Crónicas»CR Getafe 31-32 CR Veterinaria Leganés

CR Getafe 31-32 CR Veterinaria Leganés

0
Shares
Pinterest Google+

Más Veterinaria que nunca

10590483_855854257767248_845173870631248461_n

 

Hay partidos, que se pierden, hay partidos que se ganan pero sobretodo hay partidos que se batallan, esta última frase resumiría perfectamente lo acontecido este domingo. Venía el tiempo inclemente el fin de semana, con una noche de fuertes lluvias en la víspera del sábado pero parece, y no sabría decir muy bien por qué, que el tiempo decidió sumarse al público de Perales del Río para ver el partido y dejar de lado las lluvias para iluminarnos con una soleada tarde.

Llegaban los veterinarios tensos al campo de Perales, primera vez que visitábamos este terreno, conscientes de la dureza del partido que se venía por delante. A la espalda una dura semana donde el principal problema fue librar los pesares de los jugadores de la derrota en la primera jornada intentando mejorar los fallos mostrados. Facundo se mostraba rotundo a este respecto y hacía hincapié en el vestuario de la importancia de jugar juntos, como equipo, apoyando y ayudando a cada uno de nuestros compañeros, antes de saltar a calentar. La revisión de fichas, un mero trámite y del todo innecesario para terminar de asentar a los nuestros en el partido.

El calentamiento hacía prever un equipo más centrado, deseoso de iniciar un partido que el tiempo invitaba a comenzar, los delanteros se juntaban para organizar la que sería una de nuestras armas más poderosas, el lateral. Y con ello llegó la hora de la verdad.

Efectuaba Lucena el saque de centro, corto para la presión de nuestra delantera y comenzaba el recital defensivo verde, que durante las fases ordenadas fue digno de mención haciendo sudar a los locales por cada metro que ganaban. Con la dura defensa llego el momento de generar las imprecisiones rivales, y en uno de los primeros ataques, en el ruck golpe de los getafenses que pasaba Lucena entre los palos, 0-3 en los primeros compases.

Sin embargo Veterinaria siempre ha tenido una “cara B”, esas fases puntuales de desconcentración que nos cuestan puntos, y primero con una patada larga mal defendida que acababa en ensayo y transformación y posteriormente en una carrera con autopatada del ala local que ensayaba bajo palos el marcador viraba a un 14-3 y apenas media parte jugada. Los jugadores se animban en la zona de marca y alentados por la gente que les arropaba fuera no bajaban las cabezas, parece que no ayuda o que no se siente pero no es así, los jugadores alentados por esas voces que empujan llegaron a una melé en veintidós rival la presionaron forzando el error y una patada pícara de nuestro nueve, Trocotó, acabó con un ensayo suyo que no conseguimos pasar, 14-8.

Getafe es un equipo muy combativo y no estaba dispuesto a jugar al intercambio de puntos, inmediatamente entró en faena y puso a su delantera a trabajar, avanzando y generando golpes, que no se ha citado antes pero por desgracia fue un partido con infinidad de ellos por ambos bandos, entraron en veintidós verde, donde el equipo frenaba todo lo que podía sus continuos avances. En la ansiedad de la defensa cometimos un golpe tonto y Gastón pescó el balón y un cariñoso rival decidió abrazarle sin mucha intención de jugar el balón, no muy de acuerdo con el cariño mostrado nuestro ocho optó por dejárselo entender y el árbitro decidió que ante semejante muestra de desafecto lo mejor era mandar a Gastón a descansar diez minutitos al banquillo. Con diez minutos por jugar y un jugador menos en el campo, Getafe no perdonó y a base de insistencia plantaba su tercera marca transformada e intentaba distanciarse, 21-8.

Lejos de bajar los brazos, una vez más el conjunto volvió a mostrar ese orgullo que llevan dentro y metieron al rival en su campo, comenzaron a empujar provocando golpes y manteniendo la posesión, y finalmente en un ataque labrado en dos fases, Morante abría el balón para Gonzalo, que se estaba mostrando como uno de los líderes delante, y llevándose puesto al ala conseguía la segunda marca verde y nos acercaba nuevamente, 21-13. Con este marcador llegábamos al descanso.

Una vez más, Facundo optaba por mover el banco al descanso, aunque no es aconsejable cambiar de golpe a mucha gente el entrenador optaba por seguir mirando gente y así poder ir encajando a la gran cantidad de jugadores que han recalado en el equipo esta temporada. De esta manera cambiaba toda la primera línea de una sentada, quitaba a un magullado Trocotó volviendo Morante al nueve y Alberto iba al centro, debutaba también Torcuato entrando por Rober. Volvía Gastón al terreno de juego tras su reflexión y convencimiento de que hay que ser más receptivo con los gestos afectuosos.

Y con cinco cambios entre pecho y espalda recibíamos el primer saque de la segunda parte, comenzaron los verdes bien de ímpetu y empuje, y en una gran acción de un destacado Lucena en la cual se zafaba de los contrarios que salían a pararle, fijaba al zaguero y colgaba el oval para que Torcuato, que iba al apoyo, ensayara bajo palos; Lucena esta vez sí conseguía la transformación 21-20. Pero poco duro la alegría ya que en la reanudación una patada dentro de nuestra veintidós mal ejecutada por Poney permitía a los locales montar un contraataque que culminaba en ensayo transformado 28-20 y la sensación de un falso atisbo de reacción veterinaria. Para más INRI poco después de reiniciarse nuevamente el juego Getafe se quitaba la presión pateando, aprovechando que los de atrás nuestros no estaban finos en las recepciones, Gastón cometí un adelantado y jugaba otro de los nuestros que estaba por delante, conclusión: golpe de castigo a palos y tres puntos más para los locales, 31-20.

Con solo diez minutos jugados, el partido loco por los continuos golpes de castigo cometidos por ambos conjuntos, Facundo metía aire fresco al partido, Parra entraba por Poney y Juan por Simba. Surtió efecto el aire fresco,  con Parra robando el primer lateral en que participaba que daba ánimos a la delantera y permitía a los nuestros salir de nuestro campo. Y fue poco después, que en un lateral fuera de la veintidós local, Mendi lanzaba tenso, sí tenso, al cielo azul de Perales donde Largo, aupado por Deivis y Gonzalo se hacía con el oval en lo alto, bajaban, formaban el maul y comenzaba un empuje que llevo a los verdes poseídos por el ansia de ganar hasta la zona de marca donde Mendi apoyaba el oval, 31-25. En aquel momento dos puntos bonus en el petate y la tensión de no poder descentrarse.

Juan Peche intercambió opiniones con un jugador getafense y ambos acabaron pensando juntos fuera. Tuvieron los verdes tres ocasiones más de ensayar, primero en un injugable, después en una pantalla de Mendi cuando Largo ya se iba bajo los palos, y finalmente otra de Gas que acabó en golpe de castigo, “por retenido”. Gonzalo, que arrastraba molestias en la espalda era sustituido por un debutante Daniel a falta de cinco minutos con el peso del resultado colgando. Getafe, que también sufrió una segunda tarjeta por golpes reiterados,  también tuvo una ocasión, en otro despiste verde de matar el partido que al igual que el anterior acabó con golpe de castigo de la misma factura que el nuestro.

Sin tiempo para nada Veterinaria tuvo que jugar a la mano, con precipitación, sin capacidad de error. Avanzaba metro a metro. Y el destino esta vez nos vino de cara, dicen que la suerte hay que buscarla y hay que decir a favor de Veterinaria que el equipo fue valiente, se arriesgó con dos puntos en el bolsillo a ir a por el partido, y este acto fue premiado. Rompió Manu abriendo para Rata que desbordó, limpiaron bien al ser frenados en veintidós local y se abrió el balón que llegó a Lucena y después de un quiebro fue placado violentamente por el 13 naranja; lo peor no fue que lo levantara y lo “clavara” de cabeza contra el suelo, fue que con el apertura verde tendido en el suelo y tras ver la roja el expulsado se acercó a recriminarle, no reproduciremos aquí las palabras, el jugador las conoce y desde luejo se alejan de todo valor de este deporte. Sacó Gastón el golpe y avanzó quedándose a escasos centimetros de la línea, Morante abría el oval y Mendi que pasaba por allí no perdonaba y lograba el ensayo, con el tiempo cumplido Manu pasaba la transformación, victoria 31-32 en un final no apto para cardiacos.

Criticar el arbitraje cuando se gana no tiene sentido, y cuando se pierde es de mediocres. La realidad es que los responsables de que el partido fuera trabado fueron los treinta jugadores que estaban en el terreno, que no respetaron las advertencias del colegiado ante las reiteradas infracciones y fruto de ello son todas las tarjetas vistas. Eso no desprestigia el bonito encuentro. La próxima semana Liceo, ahora a trabajar para seguir mejorando día a día. ¡Aupa Veterinaria!

Por Veterinaria jugaron: 1-Deivis (sust. Mendi al descanso) 2-Waipai (sust. Chucky al descanso) 3-Maider (sust. Gallego al descanso) 4- Pepe 5-Gonzalo (sust. Daniel minuto 75) 6-Poney (sust. Parra minuto 50) 7-Largo 8-Gas 9-Trocotó (sust. Alberto al descanso) 10-Morante 11-Rober (sust. Torcuato al descanso) 12-Lucena 13-Rata 14-Simba (sust. Juan Peche minuto 60) 15-Manu.
Fuera de convocatoria: Nestor y Luispa.

10687097_855854304433910_4961260276859248563_n

El crack: Lucena. Le tocó bailar con el más duro y aún así freno a todo lo que se le vino de frente, fue una pesadilla en ataque para los rivales y fabricó el tercer ensayo logrado por Torcuato. ¡Bienvenido!

 

994476_855860751099932_7183945229340200717_n

 

Vaya día: Mendi. Logró dos ensayos, lanzó bien las touches, pero su pantalla en una jugada que habría acabado con un precioso ensayo de Largo no le permite librarse de nuestra pluma. ¡sin rencores!

 

10629573_855861381099869_8954750999640243690_n
El duro: Largo. Jugar con él es un seguro para nuestra tres cuartos, aparece para ayudar en defensa siempre que se le necesite y estuvo bastante destacado en el partido, cada día mejor.

 

10458491_855863291099678_371897933276269758_n
El dandy: Gas. La falta de empatía con los gestos de afecto del rival le hicieron irse a descansar diez minutos. Oportuno que el que “siempre es el mismo” estrene este nuevo apartado en nuestra crónica.

Previous post

Boletín Veterinario Nº 1

Next post

Boletín Veterinario Nº 2