Home»Crónicas»MUCHO RUIDO Y BASTANTES NUECES

MUCHO RUIDO Y BASTANTES NUECES

0
Shares
Pinterest Google+

Fin de semana de sensaciones encontradas  la que han vivido nuestros dos equipos en el tapete verde. Si bien las buenas noticias por fin llegaron (y parece que para quedarse) encontramos otras no tan buenas que sin lugar a duda harán que nuestros muchachos tomen cartas en el asunto.

La buena noticia nos la brindó nuestro primer equipo en el remodelado campo de Paraninfo. Lo del sábado fue una declaración (muy de moda en estos tiempos), un manifiesto marcado por un estilo, una lectura de las fortalezas y escasas debilidades de nuestro rival y rematado con un saber hacer en los momentos clave. En definitiva, un buen trabajo en equipo.

De manera anecdótica, el partido comenzó con algo que este equipo necesitaba ver desde hace tiempo, su defensa efectiva. Durante los 10 primeros minutos nuestros verdes defendieron las acometidas colegiales con placajes contundentes, también acompañados con algún error en golpes de castigo, todo hay que decirlo. En este deporte tantas infracciones suelen ser sinónimo de malas noticias, y así se reflejó en el minuto 15 con un golpe de castigo transformado por nuestros rivales que inauguraba el marcador en nuestra contra 3-0.

Lo malo de defender tanto tiempo es que las fuerzas pueden verse algo mermadas, pero lo bueno es que aún no has enseñado tus cartas en el ataque, y eso es lo que sucedió. Veterinaria  empieza a apoderarse del balón y por lo tanto del control del partido. A los 10 minutos logramos dar la vuelta al marcador con un ensayo de nuestra línea que firmaba Torcuato dejando un 3-5 a falta de 15 minutos para el descanso. Seguimos atacando, pero como era de esperar, veterinaria resucita a uno de sus muchos y viejos enemigos, su efectividad en las situaciones clave. Oportunidades de anotación desaprovechadas, bien de ensayo bien a palos, que podrían haber cambiado nuestro rumbo.

Mediada la segunda mitad, el partido empieza a describir un escenario donde la cabeza va a primar más que nunca el devenir del partido. A los 10 minutos de juego el Cisneros, con buen juego en penetración y una tres cuartos manejando varias opciones, consigue ponerse de nuevo por delante con otro golpe de castigo, dejando el marcador en un 6-5.

Marcador en contra, cansancio acumulado, errores merodeando… calma. El momento de poner esa “cabeza” es ahora.

Con el reloj indicando que cualquier traspiés bien podría terminar de rematarnos o imposibilitar cualquier tipo de reacción, nuestros verdes demostraron en el campo un temple y un saber estar que sin duda fue el detonante del partido. Con los cambios del banquillo refrescando nuestras filas y dos tarjetas amarillas a nuestros rivales por juego sucio, veterinaria encuentra el camino y anota dos ensayos consecutivos firmados por nuestro flanker Rumi con un buen juego en penetración que dieron un puñetazo final al resultado. Las cosas están saliendo, a falta de 10 minutos nos hemos colocado por encima con un 6-15.

No obstante, lo que si que ha tenido este club en sus últimas temporadas es una cosa, hambre. Hambre de seguir sumando, de seguir subiendo nuestro listón, de no aflojar la intensidad. Hambre de aún teniendo el partido resuelto, tener el bonus ofensivo entre ceja y ceja no parar hasta conseguirlo, y así se hizo. Fases en penetración de nuestros delanteros y tres cuartos, fijamos punto de encuentro, desplegamos, jugamos… anotamos. Tenemos el bonus, tenemos el partido.

La mala noticia vino el domingo, donde nuestro V abría las puertas de hierro de su casa a los Jabatos de Móstoles, en un encuentro donde el 1º y el 2º clasificado se enfrentaban para, nada más iniciar la liga, calibrar fuerzas entre los dos equipos con más potencial de la categoría. Sin embargo, el duelo no fue tal, y Veterinaria fue incapaz de estar a la altura del esfuerzo que plantearon los Jabatos.

Desde un inicio, y mermados por la falta de disponibilidad de algunos jugadores, Veterinaria no se mentalizó adecuadamente para un partido que, probablemente influenciado por los dos encuentros anteriores del V, Veterinaria vio como sencillo o asumible.

Desde el minuto 1 del partido solo hubo un claro dominador, los Jabatos, que se mostraron firmes en su concepto del rugby, apostando por una delantera pesada y joven que hizo estragos en nuestro conjunto. El V no consiguió plantarse en ningún momento en el campo, y los ensayos de Sergio, Luispa y Garri no sirvieron para maquillar el resultado final de 19-55 para los visitantes. Adolecimos de falta de carácter, ganas de balón, y se cometieron errores continuos en la toma de decisiones y transmisión del balón que no consiguieron asentar a los nuestros en el verde en ningún momento.
No obstante, Veterinaria seguirá trabajando para mejorar los errores identificados, y esperamos que pueda reponerse pronto de este duro golpe recibido. Si se continúa en la misma senda de trabajo, estamos seguros de que el A y el V podrán acabar muy arriba en sus respectivas clasificaciones, siempre mediante el esfuerzo y el coraje que han abanderado nuestro Club en sus 24 años de historia.

Previous post

POR TIERRAS DEL QUIJOTE

Next post

TRABAJAR PARA AFIANZAR LOS ÉXITOS