Home»Crónicas»Veterinaria no afloja en casa

Veterinaria no afloja en casa

0
Shares
Pinterest Google+

CR Veterinaria 53 – 14 Getafe Rugby

Curioso partido el disputado este fin de semana en Puerta de Hierro frente a Getafe. Los verdes, tras un duro partido frente al XV del Lirio la semana anterior en la autónoma, en el que no sin esfuerzo se llevaron el gato al agua, se medían en esta ocasión a Getafe, otro de los viejos conocidos en la categoría. Conjunto impredecible y temible en la delantera.

Curioso fue el partido ya que los nuestros plantearon dos tipos de juego completamente distintos, muy separados el uno del otro en cuanto a actitud e intensidad. De esta manera, Veterinaria se plantó en el campo con una seriedad que recordó a los grandes partidos de este año, barriendo desde el minuto 1 a Getafe del campo, y mostrándose muy contudente en todas las fases de juego. Los delanteros aparecían en todas las zonas del campo, ganaban las fases estáticas, y se empleaban con orgullo en los rucks en los que Getafe intentaba imponer su ley. Nuestra línea de ¾, impecable en todos sus movimientos, no permitió que Getafe pudiera jugar un solo balón al abierto, y fue un vendaval de magia, apoyos y velocidad que hicieron las delicias de la grada. Así, tras los primeros 40 minutos de juego, Veterinaria llegaba al descanso con un inmaculado 41 – 0, con ensayos de Lucena, Parra, Torcu, Jason, Godoy por partida doble y Cristian, con Lucena convirtiendo 3 de los ensayos.

La segunda parte fue otro cuento, un cuento que los nuestros deberán ver repetido en vídeo para mejorar y aprender, y no cometer los mismos errores contra equipos con los cuales los despistes puedan salir más caros. Así, los verdes, sabiéndose ganadores del partido y con el punto bonus asegurado, se dejaron llevar y aflojaron la intensidad mostrada en la primera parte. A pesar del tempranero ensayo de Torcu, tras una carrera sin igual, Getafe comenzaba a crecer a la sombra de nuestra desazón, y conseguía colarse en el marcador con dos ensayos transformados a lo largo de la segunda parte, que maquillaría Parra con el segundo ensayo de su cuenta personal.

El marcador final, 53 – 14, es fiel reflejo de momentos de concentración y buen juego, y momentos de relajación y mayor pasividad, que los nuestros deberían corregir antes de enfrentarse este fin de semana a Tres Cantos, que sin duda, será un durísimo rival a batir.

Previous post

Boletín Veterinario nº 14

Next post

Ganas de más