Home»Crónicas»Veterinaria reacciona a tiempo

Veterinaria reacciona a tiempo

0
Shares
Pinterest Google+

San Isidro Rugby 24 – 33 CR Veterinaria 

Mucho se venía hablando de este partido, no solo desde las últimas semanas sino prácticamente desde el arranque de la segunda vuelta. San Isidro llegaba a tan solo tres puntos de nosotros y con solo una derrota más en su casillero, lo cual dejaba claro que aquí se podría definir si tenía opciones de luchar por la segunda plaza.

El domingo amanecía con un cielo gris, fresco para acompañar al madrugón de nuestra gente. Los jugadores llegaban a Orcasitas con mucho tiempo respecto al partido para prepararse lo mejor posible para la “batalla” que tenían por delante. Tras una entrega un poco más solemne de las camisetas y una buena activación los verdes saltaban al césped.

El partido tuvo dos caras muy diferenciadas; pese a los buenos primeros compases, un error en la gestión de una patada del apertura local acababa en ensayo transformado, poco después del reinicio, incomprensiblemente, en otra sucesión de fallos encajábamos otra nueva marca que nos dejaba descolocados. El XV verde no se encontraba sobre el campo, la delantera y la tres cuartos no conectaban y no encontrábamos espacios o errábamos en la definición final, por si fuera poco San Isidro pasaba otro golpe a palos para irse diecisiete arriba…

En este punto llego la nota triste del día, Nachito sufría una fisura en la vertebra L4 al placar al número ocho de San Isidro que le triplicaba en peso, el partido estuvo parado casi media hora hasta que la ambulancia le retiró del campo, Morante ocupaba su lugar sobre el terreno. Para hacer más doloroso el golpe, San Isidro lograba su tercera marca y se distanciaban 24-0 en el marcador, sin embargo, no contaban con la reacción que se había fraguado en el parón de la lesión por parte de Veterinaria y, antes del descanso, en un maul bien formado a saque de lateral Bigotes posaba para irnos al descanso 24-5.

La segunda parte empezó un tanto irregular, Cristian ensayaba cuando ya había transcurrido un cuarto de hora, tras una gran carrera y Lucena convertía la patada, minutos después en un lateral otro maul acababa con posado de Bigotes, nuevamente convertido, 24-17 y la mitad del segundo tiempo por jugar. En este momento y en dos acciones casi consecutivas San Isidro se quedaba con dos menos, una amarilla por reiteración de golpes en veintidós local y una agresión más que repudiable por parte de uno de los recambios de San Isidro contra nuestro pilier Honduras, que acabó con el ojo del tamaño de un puño; Raúl y Poney entraban al campo para dar refresco. A San Isidro ya no le valía solo con patear todos los balones y jugar con delantera donde apenas avanzaban, sin soluciones en el juego abierto y con poco control del tiempo y el marcador. Se defendían como podían del aluvión verde, pero poco pudieron hacer cuando, por fin, en el minuto 71 Parra cerraba la proeza al lograr un ensayo inmenso bajo palos que volvíamos a convertir, ya con el rival sin ideas, en inferioridad y ahogado. Nada más recibir el saque de reinicio del último ensayo, Alvarito culminaba otra gran jugada que, con la conversión de Lucena, dejaba a San Isidro descompuesto y sin bonus de ningún tipo. Javo entraría poco antes del final por el lastimado Honduras y el partido acabaría muriendo con San Isidro encerrado en su campo, con el resultado final de 24-33.

Buen partido verde que supo reponerse de los múltiples errores que casi nos cuestan un disgusto. Mérito especial del rival que planteo un partido en el que nos anuló buena parte del encuentro, aunque hace falta proponer algo más para ganar. Una lástima la lesión de nuestro nueve al que esperamos tener de vuelta pronto con su rehabilitación, y repudiable la agresión. Ahora nos toca recuperar y prepararnos para nuestro siguiente desafío, que será Olímpico en dos semanas.

Previous post

Boletín Veterinario nº 18

Next post

Boletín Veterinario nº 19