Home»Crónicas»Veterinaria revienta la épica

Veterinaria revienta la épica

0
Shares
Pinterest Google+

CR Veterinaria 32 –  31 CR Complutense Cisneros

Gran tarde de Rugby la vivida este sábado en Puerta de Hierro. El duelo en la cumbre, Veterinaria vs Cisneros, prometía rugby del bueno y dudamos que defraudara a nadie. El partido era, a pesar de todo, un simple trámite, pues la clasificación estaba más que cerrada.

El inicio en tromba del Colegio desconcertó a los nuestros, que se vieron borrados del mapa, sin capacidad para poder recuperar la posesión, y con 14 puntos en contra al poco de iniciar la batalla. Cisneros aprovechaba su picardía, el desconcierto veterinario, y una increíble velocidad a la mano para desbordar a los nuestros y dejarles cariacontecidos. Tras minutos de sufrimiento, los verdes comenzaban a cambiar el rumbo del partido, cuando consiguieron plantarse en defensa y comenzar a arreglar una touche desastrosa, que nos permitía tener más y más balones. Así llegó el ensayo de Honduras, entrando en carrera bien cerca de un ruck. Ignacio no conseguía pasarla, y los nuestros seguían 9 abajo, 5-14. El Cisneros no aflojó en ningún momento, no en vano eran (hasta ayer) el único equipo invicto de la categoría, y volvieron a nuestra zona de marca, aumentando la ventaja al 5-19. En este momento comenzó otro partido, los verdes, sin nada que jugarse, remontaron en sus cabezas un partido que estaba muy lejos, y por medio de los ensayos de Felos primero, y Cristian después, se clavaba en un 19-19 con el que se llegaba al descanso.

 

 

La segunda parte difirió mucho de la primera, y en casi ningún momento se apreció que ningún equipo dominara al otro con claridad. El partido se convirtió en un toma y daca espectacular, los dos equipos penetraban y se daban tortazos a cada jugada, y siempre volvían a la carga. Tras muchos minutos con el empate en el marcador, una internada de Lucena conseguía poner a Veterinaria por delante por primera vez, 26-19, pero era contestado pocos minutos después por un nuevo golpe del colegio, 26-24. Sufrían los nuestros en estos últimos compases, aquejados también de inferioridad numérica tras dos expulsiones, y decidían comenzar a jugar a palos para ampliar la ventaja, consiguiendo ponerse en un 29-24. Pero el partido no estaba destinado a ser fácil, y a escasos minutos del final Cisneros volvía a colarse por el medio de nuestra línea y se adelantaba en el marcador con muy poco, o casi nada por jugar, 29-31. Apenas segundos por delante y la locura se adueñó de la grada y de los jugadores, Veterinaria salía en tromba, y dentro de la 22 colegial cometía un error que le hacía perder la posesión, el tiempo estaba cumplido, y Cisneros podía tirarla fuera y cumplir el sueño de acabar la temporada invicto. Una fase más a la mano jugaron los colegiales, y se toparon con un Pony que clavó los codos en el suelo forzando el retenido, y dando a los nuestros un golpe de castigo, ya fuera de tiempo, para desde una posición alejada tratar de clavarla entre los palos. Ignatttzzzio no dudó, no falló, e hizo estallar la locura en una grada abarrotada, y en unos jugadores visiblemente emocionados. 32-31.

 

 

Veterinaria demostraba que podía sobreponerse a los errores, y que su ADN ganador sigue intacto y sediento de más retos que superar. El partido, sencillamente espectacular, quedará en la retina de todos los presentes, y sin duda, merece ser un duelo de primera el año que viene. Es justo darle la enhorabuena al Cisneros, no solo por el partidazo espectacular que nos regaló ayer, sino por una temporada impoluta, en la que solo los verdes han podido decir que les han ganado. Justos campeones, les deseamos suerte en primera. Es justo también darle la enhorabuena a Veterinaria, que día a día consigue ser más y más, que afronta y supera cada una de las dificultades que se presentan, y que sinceramente, parece no tener techo.

 

 

El CRACK. Ignacio Lucena. Espectacular partido de nuestro apertura, jugón en todos los momentos, defendió como nadie, y no falló en los metros en los que se decide el Rugby. El equipo le necesita, y el no falla. CHAPÓ.

La Pifia. Heavy. Cuando el partido estaba controlado y con Veterinaria por encima en el marcador perdió los nervios y dejó a los suyos con uno menos. Sin consecuencias finalmente.

El duro. Jason. Tremendo partido de nuestro segundo centro, durísimo en el contacto tanto en ataque como en defensa. Es un fijo en la línea y cada día demuestra por qué.

El dany. Pony. Salió mediada la segunda parte y además de asegurar la touche y poner canas y veteranía en el campo, se salió en la última jugada forzando el golpe de castigo haciendo lo que más le gusta, pescar como nadie. Un fiera.

Previous post

Boletín Veterinario Nº20

Next post

En el final, donde todo empieza