Home»Boletines»Veterinaria se despide de la copa

Veterinaria se despide de la copa

0
Shares
Pinterest Google+

Este sábado Veterinaria volvió a conocer la derrota. Menos dolorosa de lo que puede pensar la gente ajena al día a día del Club, que con la clasificación para la fase de ascenso veía claramente dirigidas sus prioridades, pero si una lasca en nuestro orgullo.

El día era perfecto para la disputa de un partido de rugby, soleado y caluroso, que siempre anima al público a acompañar al equipo, y con un rival digno de los mejores elogios dentro del terreno de juego. No obstante, no fuimos capaces de tener la tensión necesaria para este partido y nos movimos en ese ambiente de “no jugarnos nada” que nos lastró los ochenta minutos.
El  MAD fue un rival arrollador, con grandes jugadores en puestos clave, que marcan mucho la diferencia y deciden los partidos, que se complementan y saben dirigir a la perfección a un equipo tan joven. Desde el principio salieron más enchufados que nosotros y aprovechaban los errores que teníamos para marcar ensayos. Los verdes estuvieron duros en el contacto y en las fases estáticas, pero no fueron capaces de trenzar tres jugadas seguidas ni de definir en las ocasiones en que tuvieron la posesión, mérito en gran parte del enorme rival que tuvimos en frente.
Veterinaria no estuvo metida en el partido, salvo por algunos jugadores, y eso se notó: faltas de apoyos, de cohesión y comunicación son elementos que hacen muy complicado mantener el tipo en un partido de este nivel. Un equipo lo componen todos y cada uno de sus miembros, cuando falla alguno de los engranajes la máquina no funciona y no es permisible dejar que unos pocos traten de mantener la dignidad del equipo a flote… Lo mejor del partido es ser conscientes de nuestros errores y saber lo que no podemos permitirnos hacer ante las dos finales que nos aguardan, ya que en esta semifinal no estuvimos a la altura. 
Solo nos queda felicitar al MAD por su buen partido, y quitando algunas actitudes individuales que no estuvieron a la altura, merecen nuestros mejores deseos de cara a su final frente al XV de Hortaleza. Su equipo está destinando a hacer cosas importantes con el tiempo.
Toca trabajar estas vacaciones, en dos semanas volveremos a Puerta de Hierro y esperamos que, esta vez, volvamos a ver al equipo que nos ha hecho soñar hasta hoy. Peste, carbunco y rabia, ¡arriba Veterinaria!
Previous post

Boletín Veterinario Nº22

Next post

Ésta es la nuestra